domingo, 2 de febrero de 2014

¡Alto Escúchame!

Alto escúchame
y no sigas caminando más
hoy debo decirte
lo que hizo Dios en mi.
Tienes que saber que un día
yo acepté al Señor,
soy un hombre nuevo,
y ahora vivo para El.

Coro:
            Qué alegría de ser, un testigo de Dios.
            Es sentirlo con fe, en el corazón.
            Y aunque todos me digan
            que esto no es verdad,
            yo lo siento en mi vida aun más.

Dios te quiere a ti, eres importante para El.
Tienes que aceptarlo ya,
ahora por la fe, y aunque tengas dudas
Dios después te las aclarará
deja el conformismo de este mundo y síguele.