miércoles, 9 de marzo de 2016

Un calendario interreligioso

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.
Hechos 17:24-25
La alcaldía de una ciudad francesa edita cada año un calendario interreligioso, con el loable objetivo de desarrollar la cohesión social. En él están señalados los días festivos de las diferentes religiones. Esta iniciativa está enfocada hacia la tolerancia y la aceptación del otro, actitudes tan necesarias para la convivencia en una gran ciudad. Sin embargo, las diferencias fundamentales que existen entre las religiones subsisten. Muchos pueden preguntarse justamente quién tiene razón. Algunos deciden no investigar cuál es la verdad y tratan de convencerse de que basta con ser sincero. Pero, ¿podemos encerrar al Dios que hizo el cielo y la tierra en una corriente religiosa elaborada por los hombres? ¡No! No se trata de inscribirse en tal o cual religión según el gusto, la cultura o la educación que se tenga, sino de ponerse en contacto con el Dios de los cielos. Este contacto es posible porque Dios se acercó al hombre; como este no podía ascender hasta Dios, Dios descendió a la tierra para tener un encuentro con el hombre. Dios se encarnó en la persona de Jesucristo, y de este modo se puso al nivel de aquellos a quienes quería darse a conocer. Jesús no es un jefe religioso, sino el mensajero del Dios de los cielos. ¡Es el único punto de encuentro entre Dios y los hombres! “En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).
¿Tiene usted una religión o un Salvador?
Éxodo 21 - Hechos 15:36-16:10 - Salmo 31:14-20 - Proverbios 11:7-8

No hay comentarios:

Publicar un comentario